PUERTO PENASCO

Y su mar de Cortes, Paraíso mágico y de ensueño orgullosamente Sonorense
No me queda ninguna duda de que la visión y los esfuerzos de los últimos Gobiernos Estatales han logrado convertir a la región de de Puerto Peñasco, en un pequeño puerto que por décadas, desde su fundación, dependió exclusivamente de la actividad pesquera, a un destino turístico con un gran potencial cuyo limite de desarrollo lo establecen únicamente nuestra imaginación, creatividad y capacidad.
Pero estamos lejos todavía de poder echar las campanas al vuelo, es decir, tenemos que trabajar y sobre todo organizarnos para consolidar a Puerto Peñasco dentro de las primeras opciones turísticas a nivel nacional, y porque no, a nivel internacional.
En una comunidad eminentemente regionalista  orgullosa de sus orígenes  tradiciones, de su pasado que esta arraigado en la pesca, se hace necesario para lo anterior, promover lo que llamo una “Cultura Turística” que consiste esencialmente en concientizar a nuestra comunidad de los beneficios, directos e indirectos, que pueden significar el turismo en el porvenir, con el propósito de involucrar a todos los sectores en esa visión de futuro a mediano y largo plazo, y esto no se conseguirá  si no logramos que esa derrama económica que actualmente nos deja el turismo, se convierta en una mejoría en la calidad de vida a la altura de la dignidad de la gran familia rocaportense, porque desde el punto de vista social: progreso que no es compartido no es progreso.
Convertido como esta ya Puerto Peñasco un gran mosaico multinacional, constituye el primer reto, da respuestas a las necesidades que un crecimiento poblacional vertiginoso ha generado y que seguramente se transformaran pronto en demandas populares si no se les da oportuna solución.
Se han reducido los niveles de riesgo de la inversión mediante el incremento de la seguridad jurídica, en este aspecto se necesita seguir trabajando, sobretodo llevando al convencimiento al inversionista extranjero de la conveniencia y ventajas del sistema jurídico y de las instituciones mexicanas, las cuales son en muchas ocasiones objeto de criticas infundadas por simple desconocimiento, como es el caso del notario publico, sin descartar las modificaciones que el  sentido de la oportunidad en los negocios hacen necesarias, en otras palabras, hay que conservar lo que esta bien y modificar solo lo que resulta obsoleto o anacrónico.
Como destino turístico, Puerto Peñasco representa ilimitadas oportunidades de inversión, por ejemplo: todavía queda mucho por hacer en la TV., de esparcimiento, de diversión, lo que podemos lograr con la promoción de Centros de Conversiones, salas de Cine, Museos donde se exhiba la rica Cultura Regional, de los Deportes Acuáticos, del Turismo de Aventura, Turismo Ecológico, tenemos el área de la Reserva de la Biosfera del Pinacate y Gran Desierto de Altar que se pueden explotar como atractivos turísticos y otras actividades a las que se ha dedicado poca atención por parte de los inversionistas.
En cuanto a la imagen urbana, debemos reconocer que tenemos y se están generando serios rezagos, los servicios públicos, policía preventiva, agua potable, alcantarillado, alumbrado publico, vialidades, pavimentación, limpieza de la ciudad, áreas de estacionamiento, parques, y jardines, y hasta la nomenclatura se encuentran muy rebasadas por las necesidades de una imagen que la hagan atractiva para el turismo.
La costa privilegiada en el golfo de california, por la tranquilidad y la temperatura de sus aguas, por el hecho de ser el segundo mar cerrado del mundo, declarado Reserva Ecológica de la Humanidad por la UNESCO, debido a la riqueza y multiplicidad de las especies marinas que en el existen, la vecindad con E.U.A., la construcción de la carretera costera, entre otros atractivos hacen de Puerto Peñasco, un destino turístico natural para vivir en el, y para vivir de el, si lo cuidamos.
El autor es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad de Sonora, y con amplia experiencia en el sector Publico y Privado, y desde  1996 se desempeña como Notario Publico en la ciudad de Puerto Peñasco, Sonora.
Revista Magazine

Be Sociable, Share!