La pesca, actividad de origen y tradición

El desarrollo acelerado que ha vivido la ciudad y Puerto Peñasco, no hubiese sido posible, sin la actividad pesquera, pues gracias a ella, este lugar fue paulatinamente habitado por pescadores del norte de Sinaloa, Guaymas y Bahía de Kino, fundamentalmente, que durante los recorridos al alto Golfo de California en busca de la especie marina Totoaba, muy apreciada por el mercado oriental, fueron utilizando como punto de descanso, para posteriormente convertirla en una aldea de pescadores.

 

Posteriormente con las pesquerías del tiburón y camarón, la actividad tomó grandes dimensiones, llegando a nuestros días una diversificación económica que involucra fuertemente a la actividad turística y a la prestación de servicios relacionados con ésta.

 

Hoy día, la fluctuante situación de la economía mundial ha llevado a los empresarios del ramo a buscar nuevas alternativas que permitan a la actividad mantener su dinámica productiva, así, un grupo de ellos, bajo el liderazgo del Sr. Alejandro Portugal, han consolidado una empresa integradora, que con infraestructura propia y productos con valor agregado están abriendo nuevos mercados en Asia y Europa.

 

Actualmente la pesca comercial tiene una flota de 127 embarcaciones, según los registros de la Capitanía de Puerto, dedicadas a la captura de camarón respetándose el período de veda donde la especie se reproduce. De estas 50 también se dedican a la captura de especies de escama en cantidad de 30 y 20 al tiburón. Para tal efecto las naves son acondicionadas con instrumentos propios para cada actividad, realizándose en el lapso que corresponde entre los meses de abril y septiembre, con variaciones en días determinados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

 

Pesca comercial

 

Para que las embarcaciones puedan realizar operaciones de captura de producto, deben contar con un permiso de pesca que permita salvaguardar la vida humana en el mar, denominado Certificado de Seguridad Marítima, donde las autoridades responsables realizan inspecciones desde la segunda semana del mes de julio a los últimos días de Agosto, con el fin de asegurar que los navíos cuenten con las especificaciones reglamentarias.

 

Los barcos necesariamente deben contar con radio de comunicación, chalecos salvavidas, botiquín de primeros auxilios, luces de bengala, salvavidas anulares con rabiza de un mínimo de 27.5 metros, lanchas, salvavidas para trasladar a la tripulación, pistola de cuetes de señales, entre otras. Dicho certificado deben traerlo a bordo, al igual que su libreta de mar, matrícula visible en la embarcación, y los certificados de competencia expedidos por la Secretaría de Comunicaciones  y Transportes a través de la Dirección General de Marina Mercante, los cuales hacen la veces de una licencia.

 

Un documento final y también necesario es el Despacho de Salida, el cual es tramitado ante la instancia correspondiente por Agentes Consignatarios Navieros debidamente acreditados para tal afecto, los cuales pueden oscilar entre los treinta y cuarenta y cinco días, que es el tiempo en que la embarcación se maneja con autonomía en el suministro de combustible e insumos para la tripulación, pudiendo trasladarse para iniciar la temporada al Puerto de Yavaros, Topolobampo incluso Mazatlán en el vecino estado de Sinaloa.

 

Dentro de esta misma actividad comercial, operan 350 embarcaciones menores de pesca ribereña, las cuales deben operar dentro de un rango de 5 millas náuticas de distancia a la playa, es decir, unos nueve kilómetros trescientos setenta y cinco metros, exigiéndoles también medidas de seguridad indispensables.

 

Pesca Deportiva

 

La flota que integra este segmento está conformada por 75 embarcaciones entre yates y lanchas, entre los más representativos están Island Explorer que puede navegar con 20 aficionados a este deporte, Santo Niño con capacidad para 15, Caballo del Mar y Knottyjen para diez pescadores y otros de menor tamaño ya capacidad como Blue Moon y la Nora, a estas embarcaciones se les exige adicionalmente un seguro para pasajeros y de responsabilidad civil.

 

Existen otros navíos dedicados a recorridos turísticos, especialmente para observar al puerto desde la mar así como a los preciosos atardeceres de esta región del Mar de Cortés, entre ellos se encuentra “Galeón Pirata” que existe en Sonora conducido  por el capitán Sanabria y que le invita a realizar un hermoso recorrido por las mansas aguas de la bahía, igualmente el Intrépid, Lobo del Mar, Lobito, Pura Vida, Tempo, Tigre, entre otros de gran calidad en el servicio, provocando que usted y su familia vuelvan a disfrutar las bellezas que enmarcan a este pujante puerto Sonorense.

Rocky Point Magazine

Be Sociable, Share!