Conoce Puerto Peñasco y sus atractivos

Entre dunas y exóticas puestas de sol, Puerto Peñasco se erige imponente con sus playas y sahuaros, que en conjunto presentan un paisaje grato y poco común que vale la pena visitar.

Los pormenores

Situada en Sonora, esta localidad colinda al norte con el municipio General Plutarco Elías Calles, al noroeste con San Luis Río Colorado, al sureste con Caborca y su límite al sur es el Golfo de California.

Puerto Peñasco, un municipio joven con mucho aún por descubrir, comenzó a tomar importancia a principios de los años 30; se hizo famoso por ser un refugio de aventureros y pescadores, actividad que seguida del turismo es la que genera mayor derrama económica en la entidad.

En ese entonces, el lugar era conocido como Punta de Piedra o Punta Peñasco, debido al gran mPara 1941, Punta Peñasco contaba con 187 habitantes dedicados a las actividades pesqueras o que trabajaban en la construcción del ferrocarril Sonora-Baja California, cuyo tramo Mexicali-Puerto Peñasco, fue inaugurado en 1940. Posteriormente se declaró Comisaría Municipal, con lo que comenzaron los asentamientos de lo que hoy es la ciudad.

Más adelante, el 9 de julio de 1952 se erigió el municipio de Puerto Peñasco, separándose de Caborca y comprendiendo las localidades de Sonoyta, Bahía La Choya, 21 de marzo y Cuauhtémoc. Para 1989, la superficie municipal sufre una reducción de su territorio al crearse en el estado el municipio número 70, general Plutarco Elías Calles.

Una vez delimitado el territorio y sin cambio alguno, en junio de 1993 recibió la custodia de la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California, para después integrar la Biosfera del Parque Nacional del Pinacate y el Gran Desierto de Altar.

Turismo, creciente industria

 

No obstante lo reciente de su historia, la infraestructura turística del municipio se consolida y en la actualidad se encuentra en proceso de expansión. Su privilegiada ubicación geográfica ofrece a sus 70 restaurantes, 42 hoteles y moteles (que ofrecen 2 mil 12 habitaciones), impresionantes panorámicas y puestas de sol para deleite de los huéspedes y comensales, así como 14 estacionamientos para casas rodantes con mil 435 espacios.

 

En la zona existen grandes proyectos habitacionales de hasta mil 500 condominios, entre los que destacan Sandy Beach Resorts, Costa Diamante, Sonora Sea, Bella Sirena y Las Palmas.

Asimismo, la afluencia turística del lugar es algo real, cada día en promedio se reciben mil viajeros. El 85 por ciento de los extranjeros que llegan son de Arizona, mientras que al año son 200 mil los visitantes nacionales.

Playas y un mundo marino por descubrir

Puerto Peñasco cuenta con 110 kilómetros de litoral que le hacen poseedor de una rica biodiversidad de flora y fauna marina, lo que le permitió ser declarado reserva ecológica para la preservación de especies endémicas.

Aquí, el paseante podrá disfrutar de playas como El Mirador, La Cholla, Estero Morúa,    Las Cochas, Playa de Oro y Playa Bonita, cuya arena es singular, pues es muy limpia, templada, fina y de un color café claro, que aún deja ver entre ola y ola, como arrastra infinidad de diminutos cangrejos, así como conchas de mar de diversos colores.

 

En sus aguas se puede practicar el jet ski, paseos en bote, pesca y veleo, además que posee sitios ideales para la pesca deportiva, buceo, escafandra autónoma, snorkeling, surfing y windsurf.

Su clima predominante seco-calido, sólo hace menos irresistible su mar y aunque tiene etapa de invierno, nunca se vivirán temperaturas menores a los 27 grados centígrados.

Muy cerca de ahí, en la Isla San Jorge, la aventura submarina adquiere un atractivo especial por la presencia de lobos marinos, delfines y pelícanos, con la posibilidad de avistar a la vaquita marina, especie en peligro de extinción.

En su muelle se puede abordar The Intrepid: Yacht Cruise, que es el barco más moderno del lugar, desde donde se obtiene un mejor avistamiento.

Para quien no desee bucear, puede continuar su recorrido en el acuario de CER-MAR, un centro de estudios abierto al público, donde diversas especies marinas pueden ser observadas, como tortugas de mar, pulpos, caballitos de mar, numerosas especies de peces y criaturas que viven en la profundidad del mundo marino.

Una segunda visita podría ser al CEDO, institución localizada en la comunidad de las Conchas y abierta a los turistas en general, que cuenta con tienda de regalos, así como con actividades de estudio marino.

De excursión al Pinacate

A no más de 45 minutos de las playas, puede visitar la Biosfera del Parque Nacional del Pinacate, un área volcánica de más de 3 mil años de antigüedad que cubre 240 hectáreas. Esta excursión lo llevará al norte de Puerto Peñasco a una hermosa región donde podrá pararse al borde de uno de los más grandes volcanes dormidos del mundo, el Elegante, donde le causará gran asombro observar su profundidad.

Desierto de Altar

Puerto Peñasco puede ser visto bajo otra perspectiva. Frente a la boca El Abrigo y a la Isla Pelícano, comienza el Desierto de Altar, el más despiadado del país. El límite del pantano con las dunas impresiona por su contraste.

En el desolado paisaje hay dos pueblos a la vista: Santa Clara con el golfo del mismo nombre y Puerto Peñasco. Para llegar a este último desde la impresionante puesta de sol que ofrece el desierto con sus sahuaros, sólo basta con dirigirse en dirección a Mexicali por la carretera 5 y tomar la carretera 2 hasta Sonoyta, donde la vegetación compuesta de chollas y sinitas no dejará de parecer curiosa y hasta tentadora con sus miles de espinas.

Curiosidades…

En Sonora existen etnias que si bien no se localizan en las playas, pueden llegar a ser percibidas por la variedad de artesanías que ofertan. Actualmente se conservan 9 culturas.

Los Guarijíos son los que tienen mayor variedad artesanal, entre ellas, figuras formadas con materiales naturales como palma, barro, ramas y fibras con las que hacen cestos, petates y sombreros, entre otras.

Los Mayos autodenominados Yoreme, cuentan con una rica tradición oral, mientras que los Ópatas, los Pápagos, Pimas, Seris, Yaquis, Cucapá y Kikapú, dan muestra de finas piezas artesanales de cestería, elaboradas con plantas del desierto que son preparadas y tejidas.

Entre otras cosas, en Puerto Peñasco y el resto de Sonora se pueden adquirir infinidad de accesorios en piel, así como prendas de vestir o simples recuerdos, los que acompañados de mariscos frescos, una carne asada, machaca o una buena sopa de queso, son detalles que permanecerán en la mente después de su viaje por esta parte del norte del país.

www.revistabuenviaje.com

Be Sociable, Share!